Consejos para terminar con una relación de manera saludable

En cuestiones del amor es preferible ser lo más delicado posible cuando las emociones y sentimientos de otra persona dependen de nuestros actos. Lo cual está mal, entre más dependa una persona sobre los actos de otra persona la relación ‘amorosa’ se pierde en el momento en el cual convertimos a nuestra pareja en una enfermedad en vez de una ayuda para combatir todos los retos de la vida.

Entre más transparentes seamos, menos daño saldrá de la relación

Las personas que aceptan el compromiso de estar en una relación, que casi siempre sucede en el auge de un romance que está empezando a nacer, se comprometen en muchas más cosas que sólo tener una relación entre ellos. Es respeto, transparencia, entendimiento y sobre todo el cariño lo que realza una relación para que se concrete la conexión entre las personas. Cuando el auge se va y sólo queda el cariño que éstas dos personas construyeron es que podemos darnos cuenta si la relación que estuvimos construyendo realmente valió la pena o no.

Sí nos encontramos en ese estado de que no queremos continuar con la relación, y no sabemos cómo comentárselo a nuestra pareja, el tiempo con el que dejemos la verdad bajo la mesa puede ser crucial y definitivamente volver nuestras vidas un poco más amargadas cargando un peso innecesario. Ya sea por el miedo a lastimar a los demás, y más a la persona que nos aprecia ha estado un tiempo determinado ahí con nosotros, puede resultar algo bastante difícil.

Debemos estar conscientes que los sentimientos de una persona pueden crear algunas reacciones bastantes dañinas si engañamos a éstos personajes que han dado alguna parte de su vida para compartir con nosotros su tiempo personal, lo cual no debe ser algo tomado a la ligera.