Os comentamos los trabajos más raros y extraños del momento

Hoy hablaremos sobre trabajos extraños pero que son necesarios y nunca creeríamos que existen: en concreto, nos centraremos sobre la trata y el maquillaje de cadáveres, algo esencial para cada familia que pierde a una persona y ésta muere.

Aprender tanatoestética es algo que, pese que a muchos les escandalice, muchas personas optan en su vida diaria, e inclusive opositan por una plaza fija ya que es un empleo muy bien pagado y para el cual apenas existe demanda (por razones obvias). Esto permite al que trabaje como maquillador de muertos vivir una vida cómoda y con una muy buena rentabilidad. Eso sí, debes de ser una persona difícil de impresionar o de lo contrario todo aquel que sea muy sensible se verá obligado a dejar el trabajo, ya que lo que debes de hacer no es agradable para todo el mundo y hay muchas personas que necesitan abandonar ya que no son capaces de aprender tanatoestética.

Aprender tanatoestética es un punto clave de inflexión para saber si tienes estómago suficiente o no

Y es que evidentemente ver a una persona muerta impresiona, pero impresiona mucho más el tener que manipular su cadáver, aunque solo sea para embalsamarlo y maquillarlo de forma que esté presentable para su familia y el cuerpo tarde en sufrir el proceso natural de pudrirse tras pasar a su estado de cadáver.

La elección es tuya. Evidentemente si no vales para este trabajo te darás cuenta durante el proceso de aprender tanatoestética, ya que en el curso o carrera que estudies deberás de realizar tanto partes teóricas como prácticas de todo esto que te estamos comentando, y será el punto clave cuando debas de decidir si sigues adelante o por el contrario no sirves para esta profesión y prefieres dedicarte a otra cosa. Sea como sea, es extraño imaginarse trabajando para un tanatorio teniendo que preparar diversos cadáveres casi a diario, por lo que es un trabajo muy extraño y difícil de aprender tanatoestética.