Por qué debes dejar los malos hábitos

La mayoría de persona tenemos al menos un mal hábito, como puede ser un vicio (véase el cigarrillo) o alguna acción que no esté bien vista ante los ojos de la sociedad, por ejemplo. En esta entrega estudiaremos el por qué dejar de hacer ese tipo de cosas.

Eliminando nuestros malos hábitos

Empezaremos con un mal hábito que afecta la salud de millones de personas, sí, nos referimos a fumar. Fumar cigarrillo es un vicio y éste solamente genera efectos negativos en tu salud y en la de los demás; además también tiene otros inconvenientes, por ejemplo: ropa con olor a cigarro, dientes amarillos o aliento a nicotina. A esto también se suma el alcohol, que puede convertirse en un vicio o mal hábito; el cual afecta nuestras habilidades motoras en ciertos grados de alcoholismo, nos hace perder tiempo valioso mientras estamos embriagados, entre otras cosas.

Tenemos los malos hábitos con la comida o la alimentación. Si nos referimos a la comida, tenemos la típica mala costumbre de oler la comida, jugar con ella o decirle un calificativo inadecuado. Por otra parte, podemos tener hábitos malos con nuestra alimentación, comiendo siempre en las calles, preparar sólo fritura, entre otras cosas.

También es un mal hábito comerse las uñas, ya que allí se deposita suciedad y mugre; por lo que nuestra imagen se verá sumamente afectada si alguien nos atrapa infraganti. Al igual que eso, existen otros hábitos como rascarse los pies en público, chuparse el dedo, masticar un lápiz o bolígrafo, entre muchas otras cosas que tal vez veamos en otra entrega.